Editorial


LA INESPERADA Y OBLIGADA MODALIDAD DE TRABAJAR EN CASA

En una plática telefónica con un empresario del sector mueblero, éste expresaba su sentir sobre el confinamiento y reconocía el esfuerzo que muchas empresas están haciendo por acompañar a sus clientes en estos momentos difíciles que todos estamos viviendo. Decía más o menos lo siguiente:

“Tenemos que seguir vigentes a pesar del confinamiento, con poco pero vigentes; si se puede con más, mucho mejor. No se puede dejar que la actividad se caiga y esté todo paralizado. Estar haciendo ruido significa mantener una actitud decidida para mantenerse en el mercado. Por eso hay que aplaudir a las empresa que están usando todos los medios disponibles para decir aquí estamos y seguimos manteniendo viva a nuestra empresa y por consiguiente, al sector del mueble.

“Muchas firmas están utilizando las redes sociales para no dejar que se apague la llama de la actividad. Hacen reuniones virtuales a través de Facebook y otras realizan trabajo a través de Zoom u otras aplicaciones. Hacer poco aunque sea limitado es mejor que no hacer nada.

“Es motivante ver marcas promoviendo sus productos y servicios y haciendo esfuerzos por seguir en contacto con sus clientes y prospectos ofreciéndoles atractivos descuentos o créditos. Y lo hacen a cualquier hora, muy temprano o muy noche; la actividad en casa y la tecnología lo permiten. Los horarios ahora se han vuelto flexibles.

“No sabemos si esta inesperada y obligada modalidad de trabajar se convierta en una nueva normalidad, pero lo que sí es cierto es que en estos momentos es la única forma de trabajar, limitada pero valiosa para los tiempos que corren.”

editorial-mayo2020