UNA MADRIGUERA DE DISEÑO


UNA MADRIGUERA DE DISEÑO

La Metropolitana lleva 11 años como una madriguera de diseño que le hace bien a la ciudad de México. Es un estudio, y también una tienda, que ha hecho prácticamente todo en el rubro: interiorismo, gráfica, mobiliario, arquitectura, escenografía y hasta branding.  Hoy el 90% de su trabajo se enfoca en muebles porque el equipo conformado por 60 personas, tiene un gusto compartido por la madera como materia prima y las técnicas para transformarla. Ahora tienen un showroom en la colonia Doctores que vale la pena conocer. En la Metropolitana son conscientes de la naturaleza sagrada del vínculo entre los árboles y los seres humanos. Con cada una de las piezas que diseñan y producen buscan rendirle tributo a esta sutil materia prima.  Sus procesos de fabricación de mobiliario combinan técnicas de ebanistería tradicionales con tecnología de punta incrementando la eficiencia y logrando una propuesta competitiva de muy alta calidad.  Todos los muebles que producen son terminados a mano por sus maestros carpinteros. Cada detalle es cuidado en las distintas etapas de producción y saben que sus productos darán vida a los espacios de sus clientes; por eso, se esfuerzan en garantizar que todo lo que salga de su taller represente la máxima de sus capacidades.  Los tres socios que formaron La Metropolitana, Rodrigo Escobedo, Mauricio Guerrero y Alejandro Gutiérrez, se conocieron en la universidad. Dos son diseñadores industriales y uno es arquitecto. Su primer proyecto juntos fue el Museo del Ejército y la Fuerza Aérea en Tlalpan, luego la Plaza del Servicio a la Patria frente a el Auditorio Nacional, y ahora proliferan en espacios públicos, privados y departamentos particulares.  Ellos fabrican todo desde la Ciudad de México y sus productos son locales y de alta calidad, sobre todo la madera. Hay que ver su hermoso trabajo en el Hotel Carlota, por ejemplo, o en Casa Nuevo León. Pero sus artículos y muebles (hay verdaderos hallazgos para la casa) se consiguen en línea, en diferentes tiendas y en su nuevo showroom.La Metropolitana lleva 11 años como una madriguera de diseño que le hace bien a la ciudad de México. Es un estudio, y también una tienda, que ha hecho prácticamente todo en el rubro: interiorismo, gráfica, mobiliario, arquitectura, escenografía y hasta branding.

Hoy el 90% de su trabajo se enfoca en muebles porque el equipo conformado por 60 personas, tiene un gusto compartido por la madera como materia prima y las técnicas para transformarla. Ahora tienen un showroom en la colonia Doctores que vale la pena conocer. En la Metropolitana son conscientes de la naturaleza sagrada del vínculo entre los árboles y los seres humanos. Con cada una de las piezas que diseñan y producen buscan rendirle tributo a esta sutil materia prima.

La Metropolitana lleva 11 años como una madriguera de diseño que le hace bien a la ciudad de México. Es un estudio, y también una tienda, que ha hecho prácticamente todo en el rubro: interiorismo, gráfica, mobiliario, arquitectura, escenografía y hasta branding.  Hoy el 90% de su trabajo se enfoca en muebles porque el equipo conformado por 60 personas, tiene un gusto compartido por la madera como materia prima y las técnicas para transformarla. Ahora tienen un showroom en la colonia Doctores que vale la pena conocer. En la Metropolitana son conscientes de la naturaleza sagrada del vínculo entre los árboles y los seres humanos. Con cada una de las piezas que diseñan y producen buscan rendirle tributo a esta sutil materia prima.  Sus procesos de fabricación de mobiliario combinan técnicas de ebanistería tradicionales con tecnología de punta incrementando la eficiencia y logrando una propuesta competitiva de muy alta calidad.  Todos los muebles que producen son terminados a mano por sus maestros carpinteros. Cada detalle es cuidado en las distintas etapas de producción y saben que sus productos darán vida a los espacios de sus clientes; por eso, se esfuerzan en garantizar que todo lo que salga de su taller represente la máxima de sus capacidades.  Los tres socios que formaron La Metropolitana, Rodrigo Escobedo, Mauricio Guerrero y Alejandro Gutiérrez, se conocieron en la universidad. Dos son diseñadores industriales y uno es arquitecto. Su primer proyecto juntos fue el Museo del Ejército y la Fuerza Aérea en Tlalpan, luego la Plaza del Servicio a la Patria frente a el Auditorio Nacional, y ahora proliferan en espacios públicos, privados y departamentos particulares.  Ellos fabrican todo desde la Ciudad de México y sus productos son locales y de alta calidad, sobre todo la madera. Hay que ver su hermoso trabajo en el Hotel Carlota, por ejemplo, o en Casa Nuevo León. Pero sus artículos y muebles (hay verdaderos hallazgos para la casa) se consiguen en línea, en diferentes tiendas y en su nuevo showroom.Sus procesos de fabricación de mobiliario combinan técnicas de ebanistería tradicionales con tecnología de punta incrementando la eficiencia y logrando una propuesta competitiva de muy alta calidad.

Todos los muebles que producen son terminados a mano por sus maestros carpinteros. Cada detalle es cuidado en las distintas etapas de producción y saben que sus productos darán vida a los espacios de sus clientes; por eso, se esfuerzan en garantizar que todo lo que salga de su taller represente la máxima de sus capacidades.

Los tres socios que formaron La Metropolitana, Rodrigo Escobedo, Mauricio Guerrero y Alejandro Gutiérrez, se conocieron en la universidad. Dos son diseñadores industriales y uno es arquitecto. Su primer proyecto juntos fue el Museo del Ejército y la Fuerza Aérea en Tlalpan, luego la Plaza del Servicio a la Patria frente a el Auditorio Nacional, y ahora proliferan en espacios públicos, privados y departamentos particulares.

Ellos fabrican todo desde la Ciudad de México y sus productos son locales y de alta calidad, sobre todo la madera. Hay que ver su hermoso trabajo en el Hotel Carlota, por ejemplo, o en Casa Nuevo León. Pero sus artículos y muebles (hay verdaderos hallazgos para la casa) se consiguen en línea, en diferentes tiendas y en su nuevo showroom.