REGISTRO DE MARCAS,BIEN, PERO…


revista_sector_mueblero-marzo2020-18

Ya vimos en un artículo anterior la importancia de registrar una marca, ya sea empresa, servicios y productos ante el IMPI en México y de esta manera ser legítimos dueños de la marca que estamos comercializando.

Sin embargo, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial también puede registrar bajo la figura de patente, diseño industrial y modelo de utilidad, siempre y cuando sean realmente novedosos y con una aplicación industrial.

Para registrar bajo la figura de patente puede ser un producto o proceso; una invención, toda creación humana que transforme la materia o la energía, para el aprovechamiento del hombre y satisfacción de sus necesidades, como resultado de una actividad inventiva y que tenga aplicación industrial.

Los diseños industriales pueden ser dibujos industriales, combinación de figuras, líneas o colores que incorporen a un producto industrial con fines de ornamentación y que le den un aspecto peculiar y propio, y los modelos industriales son toda forma tridimensional que sirva de tipo o patrón para la fabricación de un producto industrial, que le de apariencia especial en cuanto no implique un efecto técnico.

Y por otro lado están los modelos de utilidad, que serían objetos, utensilios, aparatos o herramientas que, como resultado de una modificación en su disposición, configuración, estructura o forma, presenten una función diferente o ventajas en cuanto a su utilidad. Las tres figuras mencionadas deben ser nuevas y tener una aplicación industrial para poder registrarse.

Pero, cuando se nos ocurre esa maravillosa idea que podría ser patente, diseño industrial o modelo de utilidad, ¿cómo saber si no se le ha ocurrido a alguien más? A través del IMPI podemos solicitar una búsqueda nacional e internacional de aquellas patentes, diseños y modelos que pudieran ser iguales o semejantes al nuestro. Con los resultados de esta búsqueda, de lo que se ha registrado en México y en el mundo podemos tomar la decisión de seguir o no con el trámite de registro.

Si después de revisar esta búsqueda decidimos que es viable la patente, se presenta una solicitud en el IMPI para solicitar el registro de esta patente, diseño o modelo. El IMPI hará un examen de forma y de fondo para conceder o no, la patente. Este proceso puede tardar de 3 a 5 años cuando se trata de patente y entre 1 y 2 años cuando es diseño industrial o modelo de utilidad desde que se presenta la solicitud. Estos registros solo tendrán protección en México, sin embargo a través del IMPI se puede realizar otro trámite para proteger la patente en otros países gracias al Tratado en Cooperación de Patentes (PCT).

La vigencia de la patente es de 20 años, improrrogables a partir de la fecha de la presentación. Para el diseño industrial es de 5 años renovables hasta un máximo de 25 años. Y en el caso del modelo de utilidad la vigencia será de 10 años improrrogables.

Quizá suene a un camino largo y un poco complejo; sin embargo, las ventajas de registrar una patente pueden ser muchas, por ejemplo, durante la vigencia del registro el dueño tendrá derecho a comercializar y explotar de manera exclusiva ese producto. Se pueden vender regalías, licencias, ceder derechos o permisos de uso; un producto patentado puede resultar mucho más atractivo para inversionistas y puede llegar a incrementar significativamente el valor de una marca. Interesante, ¿no? Puedes acercarte directamente al IMPI para solicitar todos estos servicios o bien, comunícate conmigo y un equipo de expertos te ayudará con tu registro.

Melice Mejía De Rubín
55 1696 6744
mejiaderubin@gmail.com

revista_sector_mueblero-marzo2020-19